¿Qué son?

Las Flores de Bach son elixires o esencias florales creadas por el doctor Edward Bach en los años 30 para ayudar a restablecer el equilibrio emocional y la armonía interior del ser humano.


Centaury, Centaura, Centaurium umbellatum
Son treinta y ocho en total y están elaboradas a partir de las flores de ciertos arbustos, plantas y árboles, a excepción de uno, Rock Water, que está hecho con agua de manantial.

Las Flores de Bach pueden ser utilizadas, debido a su carácter de equilibrante emocional, al mismo tiempo que cualquier otra terapia o tratamiento médico a modo de complemento. Por ejemplo, si estamos enfermos y bajo un tratamiento médico que nos debilita, cansa o deprime, las Flores de Bach pueden ser de gran ayuda para mantenernos positivos y equilibrados emocionalmente a pesar de lo duro de la situación. De hecho, uno de los efectos primordiales de las Flores de Bach es conectarnos con nuestra esencia y hacernos estar en armonía con nosotros mismos, lo cual nos hace más fácil mantenernos fuertes y más capaces de afrontar la enfermedad o las dificultades de la vida diaria.

Se verán beneficiados por igual adultos, mujeres embarazadas, niño/as y recién nacidos, y no hay que temer su acción pues no poseen contraindicaciones, no hay riesgo de sobredosis, no producen efectos secundarios y no generan dependencia.
Existen cientos de millones de combinaciones posibles entre las treinta y ocho flores, y es tarea del consultor en Flores de Bach ayudar a la persona a encontrar aquélla que mejor le pueda servir en cada momento.

No obstante, hay una única mezcla de validez universal creada por el propio Dr. Bach: el Remedio de Rescate (Rescue). Ésta es una excelente herramienta para los casos en que nos encontramos ante una situación de emergencia emocional. Esta mezcla está compuesta por cinco de las treinta y ocho Flores de Bach.

‘‘ Uno de los efectos primordiales de las Flores de Bach es conectarnos con nuestra esencia y hacernos estar en armonía con nosotros mismos. ’’
‘‘Si seguimos nuestros propios instintos, nuestros deseos,
nuestros pensamientos, nuestras necesidades… Entonces no deberíamos
conocer otra cosa más que alegría y salud.’’
- Dr. Edward Bach
¿Cómo funcionan?

Las Flores de Bach están asociadas en un nivel vibratorio a los estados emocionales que nos atraviesan y así, al tomarlas, funcionan como un “afinador”. Al sentirnos preocupados, inseguros, desalentados, angustiados, con rabia, miedo o de cualquier manera que consideremos como negativa estamos, por así decirlo, “desafinados”, ya que nuestro estado natural es de “bien-estar”.

Si llegamos a reconocer cuál es el estado negativo en el que nos encontramos y tomamos la flor que corresponde, vamos a darnos la posibilidad de equilibrar esa emoción.
Cada flor está asociada a uno o varios estados emocionales en el ser vivo y cuando tomamos una de ellas o una mezcla de ellas, entra en resonancia con nuestras propias vibraciones y las lleva a un proceso de re-armonización.

Las Flores de Bach no tapan un estado emocional negativo sino que más bien lo llevan a su polo positivo y de esa forma ayudan a estimular las capacidades autocurativas que cada uno posee y liberan al cuerpo físico para que se pueda entregar por completo y por sí mismo a la lucha contra la enfermedad, estrés o malestar.
Cerato, Ceratostigma, Ceratostigma willmottiana
¿Para qué
se utilizan?

Las Flores de Bach se utilizan para equilibrar estados emocionales que nos hacen sentir mal. Están profundamente vinculadas a nuestros procesos emocionales y por ende, son sólo éstos los que deben ser considerados en el momento de elegirlas y no nuestros males físicos. No funcionan tratando de eliminar el síntoma físico sino tratando de equilibrar la causa profunda del malestar que, por lo general, tiene su origen en nuestras emociones.

De esta manera, detectando dicho estado emocional, podemos liberarnos de éste y así encontrarnos más fuertes, felices y serenos, cualidades que nos ayudan a estar sanos también físicamente. Las Flores de Bach nos llevan a encontrar o “re-encontrar” nuestra propia forma de ser, conectándonos con nuestros verdaderos deseos y necesidades.
‘‘ Las Flores de Bach se utilizan para equilibrar estados emocionales que nos hacen sentir mal. ’’
Mustard , Mostaza blanca  , Sinapis arvensis
Nos ayudan también a entablar un diálogo con nuestro interior, llegando así a sentirnos cada vez más fuertes, sanos y felices.

Si nos sentimos enfadados, tristes, solos, inseguros, pesimistas, si tenemos miedos, si nos cuesta concentrarnos, si sentimos que la vida es injusta con nosotros, si somos demasiado críticos, impacientes, si estamos bloqueados sin saber qué hacer con nuestras vidas, si nos cuesta tomar decisiones, si no nos adaptamos a los cambios en nuestra vida, si hemos sufrido algún shock emocional (duelo, separación, accidente...), las Flores de Bach nos pueden resultar de una inestimable ayuda; y todo ello en los distintos momentos de nuestras vidas: infancia, adolescencia, adultez y vejez.